Páginas vistas en total

martes, 24 de enero de 2012

LA CIRCULACION GENERAL DE LA ATMOSFERA Y LAS MASAS DE AIRE ( y III )

Masas de aire que afectan a la Península Ibérica

En el caso concreto de la Península Ibérica, las masas de aire más importantes y que con relativa frecuencia la invaden son las que se muestran a continuación. Su nomenclatura corresponde a la norma internacional, en la que las letras minúsculas indican su origen (m, marítima y c, continental) y las mayúsculas su carácter térmico (T, cálida ó tropical y P y A frías o, respectivamente, polar y ártica).

Es costumbre adejtivar de "polar" a las masas frías y de "tropical" a las cálidas; de ahí deriva la selección de las letras P y T para señalarlas. Dentro de las masas frias se suele hacer una distinción entre polares (P) y árticas (A), cuando debieran ser éstas últimas las que merecieran el calificativo de polares por ser el casquete polar ártico el lugar de su origen.

Trayectorias de las masas de aire que llegan a la Península
Las masas mP y mA apenas se distinguen en su origen de la cP, dada la misma naturaleza de los suelos de su lugar de origen, pues al estar mayormente constituídos por zonas de hielo y nieve, hacen que la distinción entre continental y marítima pierda significado. El carácter marítimo de las masas mP y mA lo adquieren en su largo recorrido a través del océano antes de alcanzar nuestras latitudes.

La masa mP (marítima polar), aunque tiene su máxima frecuencia en invierno, puede realizar su visita el cualquier época del año, pero entonces nos llega más templada por su largo recorrido sobre el océano y resulta hasta extraño calificarla de "polar". Durante su recorrido y a medida que desciende en latitud, se va calentado por su base y aumentado su nivel de vapor de agua. Cuando alcanza la Península se ha hecho muy inestable y adquiere las condiciones propias para que en su seno se desarrollen fenómenos convectivos, nubes cumuliformes, tormentas y chubascos.

La masa mA (marítima ártica), se presenta sólo en invierno y al principio de la primavera, con parecidas características a la mP, pero es generalmente más fría y bastante menos húmeda. De ella se originan las olas de frio de origen marítimo.

La masa cP (continental polar) es típicamente invernal y su origen está en el potente anticiclón ruso-siberiano. Tiene mayor frecuencia entre el trimestre diciembre-febrero. Normalmente es muy fría y seca, responsable, cuando alcanza su máxima intensidad, de las olas de frio de origen continental. Ocasionalmente, cuando la masa de aire frio es de poco espesor, fluyen sobre ella vientos procedentes del mediterráneo que, cargados de humedad, originan copiosas nevadas sobre la Peninsula.

Las olas de frio dejan precipitaciones de nieve en cotas muy bajas o incluso en la misma costa
La masa mT (marítima tropical) , aunque teniendo siempre su lugar de origen en el extenso Atlántico, las coordenadas geográficas de su región fuente pueden variar mucho. Por ello esta masa se subdivide atendiendo a la latitud de su origen, reservando la denominacion de "marítima tropical" para cuando los vientos que acompañan su presencia tengan una componente del Sur; emplearemos entonces la de "marítima subtropical" (mT sub), cuando tienen una componente del Norte o soplan claramente del oeste.

Dichas masas tienen en común su templanza y el elevado contenido de humedad, pero su estabilidad puede variar mucho así como también el aspecto del cielo y demás características del tiempo que las acompaña. Una situación de Poniente (mT-sub), origina en las distintas regiones peninsulares una clase de tiempo muy distinto e incluso, en ciertas regiones, contrapuesto al producido por una situación del Suroeste (mT), debido a que la compleja orografía peninsular hace que las condiciones de "exposición" a la masa invasora varíen mucho en ciertas regiones, según sea la dirección de los vientos dominantes.

La masa cT (continental tropical) aunque puede presentarse en cualquier época del año, es en verano cuando se manifiesta mejor definida por su características: Mayor sequedad, aire muy caliente y calima. En cambio en el resto del año las masas de aire que irrumpen sobre la Península, procedentes del norte de Africa, raramente han nacido en ése continente, donde procedentes del Atlántico, no han permanecido el tiempo suficiente para adquirir el carácter de continental. Otra circunstancia que debe tenerse en cuenta es el tiempo que la maasa de aire haya podido permanecer sobre el Mediterráneo antes de alcanzar la Península, pues de ello depende en gran parte, el enriquecimiento en vapor de agua y la correspondiente repercusión en el tiempo atmosférico que ocasione en la Península. Cuando el aporte de humedad es importante, es lícito referirse a ella como "masa mediterránea", sobre todo en los casos en los que su recorrido por el mar es largo.

Bibliografía: Climatología de España y Portugal
Inocencio Font Tullot
Editoral: INM




No hay comentarios:

Publicar un comentario