Páginas vistas en total

domingo, 4 de diciembre de 2011

MAPAS DEL TIEMPO ( I )

Los signos de los mapas.

Tal y como sucede en los mapas que todos conocemos (topográficos, de carreteras, turísticos, etc.) en los que los accidentes geográficos, las poblaciones o cualquier otro punto de interés vienen señalados por una serie de dibujos (signos convencionales), en los mapas del tiempo también ocurre lo mismo. Sin embargo en éstos últimos, estas referencias reciben el nombre de configuraciones isobáricas .

Los campos de presión presentan series bastante complejas como resultado de la combinación de cierto número de configuraciones simples que se presentan a menudo en los mapas a nivel del mar. Los diagramas que vamos a ver a continuación son casos y ejemplos relativamente simétricos para simplificar las figuras. A cada una de estas representaciones simples se les denomina a veces sistemas isobáricos y todos ellos están asociados a ciertas características del tiempo.

Anticiclones y borrascas

Se denomina anticiclón a una región de presiones relativamente altas. La presión atmosférica máxima está siempre situada en el centro, el cual está rodeado por uno o varias isobaras cerradas. En las zonas próximas al centro del anticiclón el tiempo es generalmente bueno y los vientos allí son débiles. En el hemisferio norte, la circulación del aire alrededor de las altas presiones tiene el mismo sentido que las agujas del reloj; en el hemisferio sur, el sentido es inverso.

Anticiclón y borrasca. Las flechas indican la dirección del viento en el hemisferio norte 
El viento no sigue exactamente la línea de las isobaras, sino que tiende a desplazarse hacia el exterior. Ello se debe a la rotación de la tierra y esta característica recibe el nombre de Fuerza de Coriolis.

El máximo de estabilidad está situado cerca del centro del anticiclón. Si el aire es seco, el cielo puede estar despejado; y si los vientos son débiles o están en calma, es posible la formación del rocío, o de la escarcha en invierno. Cuando el aire es húmedo se forman nieblas y neblinas matinales; en ocasiones, con la presencia de un anticiclón muy potente y estable, ocurre también el fenómeno de la inversión térmica.

La inversión térmica se produce cuando en una capa de aire la temperatura aumenta con la altura. Normalmente, la temperatura de la atmósfera, en sus capas inferiores, disminuye con la altitud, pero cuando se enfría la superficie terrestre se produce una perturbación en la distribución de temperaturas, invirtiéndose el proceso. Con la inversión térmica suelen aparecer las nieblas de radiación, ya que hay mucha establidad (propiciada por un anticiclón) y ausencia de cambios turbulentos (viento en calma).
Las condiciones son bien diferentes cuanto más nos alejemos del centro del anticiclón: El viento es más fuerte y el aire menos estable. Entonces el tiempo depende fundamentalmente de las propiedades de la superficie subyacente, que actúan sobre la humedad y la estabilidad del aire.

Se llama borrasca o depresión, a una zona en la que la presión es relativamente baja. El centro de la borrasca es el punto en que la presión es mínima y está rodeado de una o varias isobaras cerradas. Cuanto más nos alejemos del centro, mayor es la presión.

Existe un tipo especial de borrasca llamada "borrasca térmica", la cual se debe a un calentamiento intenso del suelo continental. No están ligadas a frentes y, a menudo, este tipo de situaciones no representan más que una circulación del aire, ya que la humedad del mismo es insuficiente para que lleguen a producirse formaciones nubosas importantes.

Dorsal anticiclónica

Una cresta de altas presiones o dorsal  es una extensión alargada de altas presiones que parten de un anticiclón.


Se llama línea dorsal a la recta que une los puntos de las isobaras más alejadas del centro anticiclónico. A lo largo de éste eje la presión es más alta que los puntos situados a uno y otro lado del  mismo. El aire, en las dorsales, es también muy estable y las características que predominan en los anticiclones se encuentran también en las proximidades de las dorsales.

Vagüada

Una vagüada designa una configuración isobárica en la que, a partir de un centro depresionario (borrasca), las isobaras están más alejadas de ése centro que en las demás direcciones. La línea que une los puntos de las isobaras más alejadas del centro, se denomina eje de la vagüada


Las vagüadas están ligadas frecuentemente a los frentes, aunque tambien se pueden observar vagüadas sin ellos. En este caso se trata de regiones donde la presión es relativamente baja y en donde la convergencia y ascendencia del aire provocan a menudo la formación de nubes y mal tiempo.

Collado

Un collado es la región que separa al mismo tiempo dos depresiones y dos anticiclones. El centro del collado está situado en la intersección del eje de la vagüada y el eje de una dorsal. El viento es allí muy débil y de dirección variable.


Las condiciones meteorológicas en un collado dependen sobre todo de las características de la masa de aire que se encuentre en él. Frecuentemente la variación diurna de la temperatura ejerce en él una notable influencia.

Baja secundaria

Otra configuración isobárica compleja resulta de la formación de otra depresión en la proximidad de una depresión primaria preexistente, o de una combinación con ésta. Se la conoce con el nombre de depresión secundaria y forma parte, por lo general, de la circulación establecida alrededor de la depresión principal, pero luego puede llegar a desarrollarse y convertirse a su vez en una depresión principal.


El tiempo, generalmente, es muy similar al de la borrasca principal, pero pueden presentarse episodios de fuertes aguaceros.

Frentes

Un frente es la zona de transición entre dos masas de aire. Uno de los factores que influyen en la densidad del aire es su temperatura y las masas de aire separadas por un frente tienen, por lo general, temperaturas diferentes.

Cuando un frente se desplaza hacia el aire caliente (el aire frio reemplaza al aire caliente) se denomina Frente frío. En un mapa sinóptico se le representa por una línea con una especie de triángulos pequeños cuya base es ésa línea y cuyos vértices señalan la dirección del movimiento (hacia dónde se dirige)..

Cuando es el aire caliente el que se desplaza hacia el aire frio, la denominación de la figura isobárica es Frente cálido y se representa por una línea de semicírculos que indican el sentido del movimiento.

De izquierda a derecha: Frente cálido, frente frio y frente estacionario. Las flechas indican el sentido del movimiento


Un frente que no se desplaza es un Frente estacionario. En este caso el viento sopla paralelamente a la zona frontal y no hay vagüada a lo largo del frente, que es paralelo a las isobaras. Se dibuja con semicírculos dirigidos hacia el aire frio y con triángulos hacia donde está el aire cálido. En la práctica éste tipo de frente también se mueve, por lo que también se le llama cuasiestacionario.

En el transcurso de la evolución normal de una perturbación, el frente frío tiende a alcanzar al frente cálido. Cuando ambos se juntan se forma una oclusión y el sector caliente es empujado cada vez a mayor altitud. Un frente ocluído se representa por una línea en la que se alternan semicírculos y triángulos dirigidos en el sentido del movimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario