Páginas vistas en total

martes, 21 de febrero de 2012

LA CORRIENTE EN CHORRO ( II )

La zona inclinada correspondiente al frente polar es la zona frontal. Por lo general, aparece bastante bien definida, aunque a veces se diluye hacia la troposfera media. El eje del chorro polar está situado en las proximidades de 300 milibares, encima precisamente de la intersección de 500 milibares con la zona frontal o un poco a la derecha (en el aire caliente) de dicha zona, y por debajo de la intersección de 200 milibares con la tropopausa más alta. Se ha demostrado estadísticamente que la isoterma de -28º ó -29º en 500 milibares corresponde, en invierno, a la intersección de la zona frontal con 500 milibares. El eje del chorro, en consecuencia, puede identificarse con la citada isoterma.

Los chorros polares más fuertes ocurren en las porciones orientales de Norteamérica y del continente asiático. En invierno, el chorro aparece en latitudes bajas y llega hasta los 40º de latitud norte, con valores máximos medios de 105 nudos. En el verano, por el contrario, se contrae hacia el norte coincidiendo con la retirada del frente polar y se debilita presentado valores medios en el eje de unos 78 nudos a los 50º de latitud norte.

Chorro subtropical

El chorro subtropical está constituído por una fuerte corriente de vientos del oeste, que alcanzan su máxima intensidad en las proximidades de los 200 milibares, si bien, a veces, pueden estar más arriba, en la topografía de los 150 milibares.En invierno, el chorro subtropical rodea el hemisferio en forma de una corriente ondulada discontinua en las proximidades del paralelo 30º Norte.

En el análisis realizado por Krisnamurti correspondiente al 25 de febrero de 1956, se observa el chorro en el norte de Africa, entrando desde el suroeste en el Mediterráneo oriental y desviándose hacia el Oriente Medio, con un máximo de 150 nudos en ésta zona. Este ramal del chorro suele ser bastante estable y quizá ello sea debido al fuerte contraste de temperaturas entre el Sáhara y el Mediterráneo. Otro máximo importante de 150 nudos aparece sobre Norteamérica, y un tercero se divisa en la India, sobre el Himalaya, el cual puede estar íntimamente relacionado con el monzón de invierno. También muestra el chorro subtropical una gran intensidad sobre el mar de China. En el resto, las velocidades del chorro subtropical son sensiblemente inferiores a las del chorro polar. Sobre los océanos la información es escasa y de dudoso análisis.

Chorro subtropical e isotacas a 200 milibares, del 25 de Febrero de 1956.
Durante el verano, el chorro subtropical se desplaza hacia el norte y se debilita sensiblemente, situándose en las proximidades de los 40º de latitud Norte y haciéndose difícil su diferenciación con el chorro polar.

En el hemisferio Sur, el chorro subtropical varía poco de altitud y está situado entre los 25º y 30º de latitud sur durante el invierno y algo más alto en verano. Los máximos de viento aparecen en Australia, donde se han encontrado valores medios de 100 nudos. En América del Sur hay otro máximo de 90 nudos, y en el extremo meridional de Africa, otro de 80 nudos.

La estructura del chorro subtropical es similar a la del chorro polar. Existe una rotura en la tropopausa y está situado a la derecha de ésa fractura. Su extensión vertical es casi igual a la horizontal. La cizalladura vertical solamente es importante a gran altura, y la horizontal, a la izquierda del eje del chorro es superior a la que hay a la derecha y mucho más variable que ésta última.

En la región troposférica, bajo el chorro subtropical, no hay frentes y por esto mismo, éste chorro no produce ciclogénesis. Unicamente hay un proceso de inestabilización que da lugar a la formación de nubes de desarrollo vertical.

Chorro subtropical (Jw) y chorro ecuatorial (Je) en verano. Las flechas indican la posición del eje.

Chorro ecuatorial

Lo constituye una corriente del Este, cuya velocidad máxima se encuentra en alturas de entre 100 y 150 milibares (entre los 14 y 17 kilómetros de altura). Está situado en las regiones tropicales entre los 20º de latitud norte y los 15º de latitud sur, con su posición más septentrional en el mes de Julio, y la más meridional en Enero. Aunque la corriente del Este rodea todo el hemisferio, sólo tiene característica de chorro en Africa y en la región subcontinental de la India. El viento máximo en la costa occidental de Africa es de 70 nudos y de unos 100 nudos en el caso de la India.

Es evidente la relación entre la posición del chorro ecuatorial y la del frente intertropical (FIT), así como de la zona de convergencia intertropical (ZCIT) y el monzón de la India. 

Las fuertes precipitaciones tormentosas al sur del FIT y las lluvias monzónicas de la India están, pues, estrechamente asociadas a la posición del corro ecuatorial. Recordar que las lluvias no se producen en el mismo FIT, sino más al sur, precisamente donde se localiza el chorro.

Chorro ártico

El chorro ártico es un chorro estratosférico que discurre a niveles superiores a los 20 kilómetros de altura en latitudes próximas a 70º norte o sur. Constituye uno de los fenómenos más curiosos de la atmósfera, pues mientras en invierno circula del oeste, con velocidades próximas a los 200 nudos, en verano su sentido es el contrario (del este) y su velocidad mucho menos intensa. Durante las épocas de transición (de abril a octubre), el chorro desaparece y es sustituído por débiles corrientes  de componentes meridionales. Esta total inversión de la corriente se debe a fenómenos de radiación y a balances de calor en las capas altas de la atmósfera, todo ello estimulado por cantidades importantes de ozono en ésas regiones.

La cizalladura del viento es considerable y hay movimientos verticales que muestran que la estratosfera no es una región estratificada, como parece indicar su nombre, sino que hay regiones dentro de ella perfectamente inestables.

Por encima del chorro ártico puede haber otros máximos de viento. Con los medios de observación actuales se han puesto de manifiesto otros chorros a altitudes superiores a los 60 kilómetros. Aún a pesar de las altas velocidades del viento en los chorros estratosféricos, no se cree que ello sea suficiente como para regular el mecanismo del chorro polar. Este último, a pesar de su menor velocidad, tiene mucha másenergía cinética, debidosimplemente a la mayor densidad del aire.


BIBLIOGRAFIA: METEOROLOGIA APLICADA A LA AVIACIÓN
Manuel Ledesma - Gabriel Baleriola
Editorial Paraninfo

No hay comentarios:

Publicar un comentario