Páginas vistas en total

miércoles, 15 de febrero de 2012

LA CORRIENTE EN CHORRO ( I )

Bombarderos que no avanzan

En algunos de los artículos de éste blog se ha nombrado en ocasiones el término "corriente en chorro", o en su traducción al inglés, el "Jet Stream". Pero, ¿qué es en realidad este flujo que circula en las capas altas de la atmósfera?.

Vamos a remontarnos a la segunda Guerra Mundial, cuando las superfortalezas volantes americanas iban a bombardear el Japón, viajando hacia el oeste a través del Pacífico, a unos 11000 metros de altitud. En varias ocasiones, los pilotos comprobaron con asombro que no avanzaban un palmo aún con los motores puestos a toda potencia. Se trataba de unos fortísimos vientos contrarios (es decir, que soplaban desde el oeste) que, con velocidad comparable a la de los propios aviones, impedían el avance.

El fenómeno era bastante sorprendente y, desde luego, imprevisto. Parecía como si en la atmósfera superior existiesen rios aéreos que fluyeran de Poniente con una velocidad enorme, a través de regiones relativamente encalmadas y sin que se observase nada a simple vista, pues el cielo estaba totalmente despejado. Era algo que recordaba a la corriente marina conocida como la "Corriente del Golfo" o el "Gulf Stream", pero en este caso, en el seno del aire. Dicha corriente fué bautizada con el nombre de "Jet Stream", que más tarde se tradujo al castellano con el nombre de "corriente en chorro".

Para entonces los japoneses ya debían tener conocimientode su existencia. Lo prueba el hecho de que lanzaban desde el Japón grandes globos con bombas incendiarias, que llevaban un dispositivo barométrico para que navegasen entre 9000 y 11000 metros de altura y, arrastrados por ésa corriente, llegasen a Norteamérica y provocasen incendios al caer. Sin embargo, la operación no tuvo demasiado éxito práctico; pero es un claro indicio de que en el Japón ya se conocia (o al menos se sospechaba) que tal río aéreo de Poniente fluía en la alta troposfera.

Terminada la guerra, se acometió una investigación en toda regla con un lujo de medios típicamente americano. Se le llamó "Jet Stream Project", que condujo a la confirmación de lo que observaron desde las superfortalezas y al estudio completo y exhaustivo del fenómeno y todas sus consecuencias.

Origen de la corriente en chorro

No se conoce con exactitud el origen de ésta corriente. Existen varias teorías que tratan de explicar su existencia. Una de las más conocidas es la teoría de la confluencia de Namías y Clapp. Estos autores consideran el término confluencia para significar el flujo de aire convergente hacia un eje y difluencia para el flujo de aire que diverge desde el eje hacia afuera.

Para Namías y Clapp no hay duda de que el chorro se forma en una región de confluencia donde con anterioridad ya existe un cierto gradiente de temperatura. El resultado de la confluencia es un aumento del gradiente de temperatura. La separación de las isotermas (líneas que unen los puntos de igual temperatura) disminuye y se crea de ésta forma un fuerte viento térmico. Normalmente, la circulación general de la atmósfera es de tal naturaleza que tiene ya de por sí un movimiento hacia el Este en dirección a los vientos térmicos.

Formación del chorro por confluencia
En consecuencia, independientemente del chorro, el viento aumenta con la altura. El aumento del viento térmico trae consigo un aumento del viento superior y precisamente al nivel de la tropopausa, donde se establece una fuerte cizalladura vertical. Es en la tropopausa, ya que más arriba el gradiente térmico esta invertido. Se cumplen de este modo las condiciones requeridas para la formación del chorro e incluso de explica su forma tubular elíptica.

Su estructura

La corriente en chorro se manifiesta con claridad en las topografias (mapas meteorológicos próximos a la tropopausa), en especial en la de 300 milibares, que es la imagen que se adjunta.

La corriente en chorro viene señalada, en los mapas de 300 mb, con las líneas más gruesas, indicando la dirección del movimiento.

Se representa por una flecha negra y gruesa que coincide con el eje de la corriente que, a su vez, es donde se localiza el viento máximo. Su aspecto recuerda al de las corrientes marinas e incluso su similitud es bastante estrecha, lo que ha permitido estudiar la corriente en chorro basándose en el conocimiento y analogías con ellas.

Por lo general, la corriente en chorro circula de Oeste a Este y tiene un aspecto ondulado muy definido, rodeando todo el hemisferio pero no de una manera continua, pues hay zonas en las que desaparece. La intensidad de la corriente no es tampoco uniforme, existiendo máximos que se desplazan a lo largo del eje. A veces, el chorro se bifurca en varios ramales y su energía se divide entre ellos.

Clasificación de las corrientes en chorro

En la atmósfera aparecen corrientes en chorro a diferente latitud y altura bien diferenciadas, cuyas características se ajustan a la definición de la OMM (Organización Meteorológica Mundial) y, hasta la fecha, pueden distinguirse las siguientes:

- Chorro polar
- Chorro subtropical
- Chorro ecuatorial
- Chorro ártico

El chorro polar fué la primera corriente que se descubrió y tomó ésta denominación debido a su estrecha asociación con el frente polar de superficie. El eje del chorro es casi paralelo al frente (según la figura siguiente) y pasa por las proximidades de los vértices de las ondas; un poco al Norte en las ondas jóvenes, y al Sur, en las maduras y ocluídas. En estas últimas el eje del chorro es casi perpendicular a la oclusión.

El frente polar de superficie y el chorro polar

El primer esquema del chorro se debe a Palmen y Newton. Si consideramos un corte vertical de la corriente en chorro típica, perpendicular al plano del papel y dirigida del lector hacia la figura, se observa, en primer lugar, que el corazón del chorro coincide con una rotura completa de la tropopausa. Al norte del chorro queda la tropopausa polar y al sur, la subtropical, estando la primera a un nivel sensiblemente inferior a la segunda.

Corte a lo largo del meridiano 80º W. según Palmen y Newton. El chorro está dirigico contra el papel. Las líneas guesas representan la zona frontal; las continuas, son isotacas en metros por segundo y las líneas de puntos, isotermas en grados centígrados.
El chorro tiene un aspecto tubular achatado, que no se pone de manifiesto en el esquema anterior debido simplemente a la diferencia de escala de los ejes horizontales y verticales. La zona inclinada correspondiente al frente polar, es la zona frontal. En general, aparece bastante bien definida, aunque a veces es difusa hacia la troposfera media. En condiciones extremas, el viento en el eje del chorro alcanza valores muy altos, habiéndose llegado a medir velocidades de casi 300 nudos.



BIBLIOGRAFIA:
Iniciación a la Meteorologia.
Mariano Medina
Editorial Paraninfo

Meteorológia aplicada a la aviación
Manuel Ledesma - Gabriel Baleriola
Editorial Paraninfo



No hay comentarios:

Publicar un comentario